jump to navigation

Pros y contras de la ciencia marzo 25, 2010

Posted by Ameth Cruz in Ciencia, Opinión.
15 comments

Resumidamente, definimos a la ciencia como un conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observacion y el razonamiento, sistemáticamente estructurados, de los cuales se deducen principios y leyes generales.

Esfera de la actividad humana dirigida a la adquisición sistemática, mediante el método científico, de nuevos conocimientos sobre la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, que se reflejan en leyes, fundamentos y tendencias de desarrollo.

La palabra tecnología se deriba del griego que significa el estudio del arte, técnica u oficio. Y se define como el conjunto de conocimientos técnicos, ordenados científicamente, que permiten construir objetos y máquinas para adaptar el medio y satisfacer necesidades.

Las definiciones anteriores son necesarias para marcar la diferencia entre ciencia y tecnología. Puesto que la tecnología no es la ciencia si no, un producto de ella. Por otro lado son dos estudios que van de la mano, los avances tecnológicos son casi proporcionales a los avances científicos. Y ambas están perforando desde el nivel más bajo hasta el más alto de los sistemas sociales. Ambas interactuan en una especie de simbiosis. El efecto de ambas, es muy superior a la suma de sus partes actuando por separado.

Ya que es la sociedad misma, la que pide los resultados para satisfacer las necesidades, y no sólo es tarea de científicos si no, de la humanidad como aldea global.

Sin embargo, en la actualidad, que ni siquiera imaginamos como sería el mundo sin ambas, nos enfrentamos a la confusión de el lugar que están tomando dentro de nuestra sociedad, puesto que está creciendo a niveles exponenciales, saliendo de nuestras manos.

Cito una frase de Albert Camus: “el siglo XVII fue de las matemáticas, el siglo XVIII el de las ciencias  físicas, el siglo XIX el de la biología y nuestro siglo XX es el siglo del miedo”

¿Será acaso que en este época que no podemos vivir sin la ciencia ni la tecnología, además tampoco podamos vivir con ella? El problema reside en que las personas están acostumbrada a ver su mal uso, pero no los beneficios que estás traen consigo.

Sabemos que hemos creado armas, drogas, enfermedades, métodos que aún se debaten entre la ética y la verdad, pesadillas que alteran nuestra psique, pero también hicimos más fácil la comunicación, creamos la red, transportes más eficaces y seguros, hicimos posible compactar, y compartir, sonido y video que describen nuestros pensamientos más profundos, medicinas cada vez más sofisticadas, nuevas alternativas de energía más eficientes y baratas.

Es cierto, con la energía atómica creamos bombas nucleares, hicimos factibles los holocaustos, la aniquilación mundial, pero también encontramos una alternativa a las nuevas necesidades de energías. Hicimos posible la exploración humana fuera de nuestra tierra, alimentando de esa manera los sueños más fantásticos que hemos tenido como humanidad, la aventura de descubrir lo desconocido.

La tecnología ha engendrado grandes problemas a largo plazo. Pero es tarea de la humanidad en su totalidad, no sólo de científicos, crear una cultura de la ciencia en pro de la humanidad. Para seguir escribiendo con buena pluma nuestra historia. Un ejemplo claro es el desarrollo sustentable, que tiene como objetivo impactar lo menos posible al ambiente.

No hay pros ni contras, la ciencia no es mala, la tecnología no es mala, los accidentes son partes del porvenir. Lo único que hay es un mal uso de ambas, por manos que no han tenido una cultura de un porvenir de la ciencia en pro de la humanidad.

[Fotografia by powerfocusfotografie]

Sobre la divulgación científica marzo 7, 2010

Posted by Ameth Cruz in Ciencia, Opinión.
1 comment so far

La divulgación científica tiene como finalidad principal interpretar el conocimiento científico a un sistema de razonamiento menos complejo al del ámbito académico. Al hacer esto busca, de igual manera, popularizar la ciencia entre el público en general, de una manera sintetizada y de fácil comprensión.

La divulgación científica no es una tarea propia de científicos, solemos ver en televisión, revistas, libros, blogs, interesantes artículos hechos por periodistas, estudiantes, escritores, profesionistas ajenos a la ciencia como tal, etc.

Los adelantos exponenciales en los avances científicos ha hecho que sea necesaria, cada vez más, la popularización de la ciencia, de esta manera se puede explicar la utilidad de sus investigaciones, entre el público en general, así como la belleza y creatividad de lo descubierto o inventado, por otra parte también los pros y contras, pero también mostrar la apasionante aventura de la búsqueda del conocimiento.

A lo largo de la historia la ciencia se ha desarrollado en un ambiente hermético, nunca ha estado abierta al público. Pero este siglo se está destacando por tener un avance científico bastante considerable, que ya no sólo repercute a las academias o a científicos, si no a la sociedad misma, siendo este el sector más impactado, por eso es imprescindible que se tenga una cultura de la ciencia, logrando de esta manera una sociedad tecnológica y humanamente avanzada.

Una labor que se ha olvidado, es la sintesis del saber, tarea que ha destacado en escritores como Isaac Asimov o Carl Sagan, logrando así entre sus lectores una facilidad de búsqueda y compresión, que da como resultado una forma de pensar tomando como base las cuestiones que más impactan a la humanidad. Por que esta época de avances e ideas nuevas e impactantes, la síntesis del conocimiento ya no es útil, si no, crucial para la sobrevivencia de la humanidad.

Una de las facetas controversiales de la divulgación científica es que no es tomada como cultura, defendida por algunos intelectuales, que afirman que una persona que sabe quien escribió el Quijote de la Mancha, es considerado como culta, pero no se le considera así si sabe la tercera ley de Newton, siendo que esta está en todo momento dentro de nuestras vidas cotidianas.

Por eso ahora más que nunca estamos en la etapa en el que se necesita una cultura y popularización de la ciencia, ya que está presente en todo momento dentro de la sociedad, cuando tomamos transporte, cuando viajamos, cuando compramos, cuando comemos, en resumen: en la vida cotidiana. Por lo tanto, tener una cultura científica, nos permitiría, como aldea global, estar a un nivel de razonamiento en el que el cuidado del medio ambiente, los avances científicos y tecnológicos, en resumen: la compresión de los fenómenos que nos rodean sean parte de nuestra vida diaria.

Los cambios actuales, la crisis de la economía y energía mundial, las políticas ineficientes, los desasatres naturales, las guerras que rasguñan los límites apocalípticos, movimientos terroristas que juegan juegos de guerra con rehenes, tecnologías en crecimientos desorbitantes, el internet, la televisión y telefonía por satélite; la escuela y el trabajo, las nuevas teorías que salen de la imaginación, entre otros fenómenos que impactan y casuan confución al mundo, no son obras del azar, no están independientes entre sí, todos estos acontecimientos y tendencias son parte del mismo sistema, de un fenómeno mayor que es el nacimiento de una nueva era.

Como plantea el crítico George Stein, a simples rasgos: “formular preguntas más amplias es arriesgar a obtener respuestas equivocadas. No formularlas en absoluto es constreñir la vida del conocimiento”. A lo que Alvin Toffler agrega: “formular las más amplias preguntas acerca de nuestro futuro no es una simple cuestión de curiosidad intelectual. Es una cuestión de supervivenvia”.

En la actualidad, este mundo que avanza tecnológicamente, está siendo presa de un choque entre la nueva era, que está naciendo, y las políticas, economías, ciencias y tecnologías de la antigüa. Comprender esto, es la clave para entender los acontecimientos mundiales que vemos a nuestro alrededor, y estar preparados como humanidad para adentrarnos en esta nueva era, en la cual no sé si surja un nuevo sistema de pensamiento que vaya más allá de la ciencia, espero que así sea, pero por ahora la ciencia como tal es el pensamiento predominante, por lo tanto, conocerla es la clave para entender gran parte de los conflictos que azotan a la humanidad.

La tecnología es un producto de la ciencia. Carl Sagan dijo que estamos en la adolescencia tecnológica, esto quiere decir que estamos en la etapa en la que la tecnología nos está dejando rezagados. Por lo tanto es importante que entendamos esto como humanidad, se necesitan más divulgadores científicos para esta tarea, se necesita que más gente comprenda la utilidad y belleza de las investigaciones, pero sobre todo se necesita una cultura de la ciencia, ahora más que nunca como seres humamos, para llegar a un esplendor científico y tecnológico en el que el medio ambiente y nuestra sobrevivencia sea el factor más importante, y seguir así seguros con el viaje dentro de esta gran nave azul.

[Fotografia by Reguiieee]